.

Discerniendo el Cuerpo del Señor. según 1 Corintios 10:14-22

DISCERNIENDO EL CUERPO DEL SEÑOR.            Según 1 Corintios 10:14-22

 

  • ¿No Es La Comunión Del Cuerpo De Cristo?,      El Pan Que Partimos

  • ¿No Es La Comunión DeLa Sangre De Cristo?   La Copa Que Bendecimos

 

14Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. 15Como a sensatos os hablo; juzgad vosotros lo que digo. 16La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo?  (1Corintios 10:14-16)

             El Apóstol Pablo en 1Corintio 10:1-13 advierte claramente al pueblo de Dios de estos tiempos lo que le sucedió a Israel en el desierto. Luego de haber disfrutado de la bendición y protección de Dios quedaron postrados entre la salida de Egipto y la entrada a la Tierra Prometida. Especifica  además que “estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros” para que no cometamos los mismos errores que cometieron aquellos.

            Además para ser mucho mas especifico son enumeradas estos pecados de los cuales debemos los creyentes tener cuidado, y No Ser Tentados Por Ellos: codicia, idolatría, fornicacion, tentar a Dios, y murmuración. Y nuevamente el  versículo 11 dice: “Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.”.

            Hay tremenda insistencia del Espíritu a que profundicemos en estas cosas porque simplemente de ellas dependen nuestras vidas. Porque Dios quiere que vivamos una vida agradable a El para que podamos entrar en el reposo que el promete para aquellos que le aman y le temen, haciendo su Divina Voluntad.

             El pecado inicial en el Edén fue la Codicia de cosas malas (árbol codiciable para alcanzar la sabiduría); la sabiduría no es mala, lo que es pecado es desobedecer lo mandamientos. Podían alcanzar sabiduría de lo alto mediante el trato directo con Jehová, pero prefirieron desobedecer; lo cual, no era sabio y terminaron fuera de la presencia del Altísimo.

            De la Idolatría mucho se ha hablado entre nosotros, es simplemente rendir adoración, gloria y honra a alguna cosa que no es Dios. Este pecado llevara inevitablemente a cometer los enumerados anteriormente y muchos otros mas. Si Dios Padre no esta en primer lugar en tu corazón ya estas metido en tremendas tinieblas y peligro de muerte.

            Debemos entender entonces desde el Antiguo testamento que representan los ídolos, la idolatría, el culto a otros dioses. Porque si nuestro culto no esta siendo dirigido a Jehová de los ejércitos,      ¿ A Quien Entonces ?.

             Los dos primeros mandamientos establecidos por Dios se refieren específicamente a no tener dioses ajenos delante de El, y seguidamente a no hacerles ningún tipo de imagen, ni semejanza de lo que esta en los cielos, tierra, aguas y aun debajo de la tierra (Éxodo 20.3-4).

Estos mandamientos aun hoy están vigentes, solo que talvez el pecado engaña los corazones de algunos, que caen en ídolos e idolatría y no Disciernen Espiritualmente que están cometiendo Rebelión contra nuestro salvador. 

 

“23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey”.    1 Samuel 15:23

             En este capitulo vemos como el Rey Saúl desobedeció a Dios y a su Palabra y además ofreció sacrificio, lo cual era potestad del Profeta Samuel. Como Saúl desecho (abomino, aborreció, arrojo, desdeño, desestimo, desprecio, echo fuera, menosprecio, rehusó, repudio, tuvo en poco) los mandamientos de Jehová, el también fue Desechado por el Dios de Israel.

             En el Hebreo bíblico la palabra “ídolos” es sinónimo de demonios, también significa cabra, macho cabrio. Ahora la idolatría signifs. Adoración tributada a estas imágenes físicas, mentales o espirituales, de modo que estas toman el lugar que solo corresponde a Dios.

Implica entonces que este tipo de adoración va dirigida a los demonios. No quiere decir que lo muñecos de yeso tengan poder, sino que cuando un ser humano adora alguna cosa (hijos, esposa, trabajo, profesión, etc.) esta dando pie a que se abra una puerta espiritual en su vida, por la cual un demonio se coloca detrás de esa imagen y recibe la adoración que solamente pertenece a Dios. Peor aun toda ofrenda o sacrificio presentado delante de este ídolo, es presentado a los demonios, a las tinieblas, y por ende a Satanás. Veamos ahora la sustentación bíblica de estas afirmaciones:

Y nunca más sacrificarán sus sacrificios a los demonios, tras de los cuales han fornicado; tendrán esto por estatuto perpetuo por sus edades.  (Lev 17:7)

 Sacrificaron a los demonios, y no a Dios; A dioses que no habían conocido,  A nuevos dioses venidos de cerca,  Que no habían temido vuestros padres.  (Deu 32:17)

 Sacrificaron sus hijos y sus hijas a los demonios,  (Sal 106:37)

              Pablo advierte claramente en 1Cor 10.14 que huyamos de la idolatría y luego dice que nos habla a nosotros como personas sensatas y nos invita a que juzguemos, discernamos en el Espíritu las Verdades Espirituales que una vez mas el Señor quiere dar a conocer a su pueblo.

            Difícilmente pudiera encontrarse un creyente en Nuestro Señor Jesucristo que tuviese y sacrificase a imágenes, o tal vez de participar de ritos de sacrificios de sangre a otros dioses como los que existen hoy (ídolos católicos, de santería, hechicería, asiáticos, nueva era, entre otros). Pero pudiera ser que estuviese idolatrando alguna imagen espiritual sin estar consciente se ello. Por eso Pablo nos exhorta a estar alertas y ha revisarnos nosotros mismos en este tipo de pecado de desobediencia y rebelión contra Dios.

 

18Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar? 19¿Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos? 20Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con  los demonios                                                                1Corintios 10:18-20

             No solamente debemos apartarnos de toda forma de idolatría en este mundo, sino que además es también sabio apartarse de cualquier cosa que haya sido sacrificada a estos ídolos. Pudieran ser alimentos, objetos personales, lugares, pero pudieran ser también hábitos, costumbres, rituales paganos disfrazados que Dios aborrece.

Es muy común la idolatría a personas queridas o familiares muertos, que en algunos casos llegan  a ser consultados para tomar decisiones especificas, o a pedir protección de parte de estos difuntos, o establecer a personas muertas como intercesoras delante de Dios. Pudiera ser también el amor desenfrenado a una persona viva, llámese hijos, esposos, esposas, padres. Objetos personales que terminan convirtiéndose en amuletos, cosas o propiedades que se vuelven santas en intocables, aun un trabajo, una profesión, una filosofía de vida alejada de los mandamientos de la Palabra pudiera convertirse en un ídolo para algunas personas.

Cualquier cosa que el hombre o mujer coloca como excusa para evitar la comunicación con Dios, pudiera convertirse en un ”ídolo e idolatría”, y por consiguiente terminar rindiéndole adoración no a Dios sino a los demonios.

21No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. 22¿O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?                                               1Corintios 10:2-22

Ciertamente Pablo termina refiriéndose a la comida sacrificada a los ídolos, pero vemos que esta cirscunstacia nos afecta hoy en muchas áreas. Abiertamente en las calles y comercios se ven los “ídolos” como señal de que esas personas y esos lugares rinden idolatría a estas entidades (hablando de Latinoamérica).Es fácil ver comercios de venta de alimentos, zapaterías, ventas de ropa, supermercados, centro comerciales, transporte públicos, farmacias y muchos otros en los cuales se colocan ídolos como santos católicos, imágenes de santería, dioses hindúes, chinos, árabes, y de nuevo la lista es incontable.

La idolatría en este mundo ya no es oculta, la desobediencia a los mandamientos de Dios y al temor a su persona son descarados, por esto entendemos que los tiempo de la Venida de Nuestro Señor Jesucristo están muy cercanos, tal vez inminentes. Por eso se nos advierte que nos separemos de este mundo destinado al Juicio de Dios, porque el pueblo del Dios verdadero solo puede participar de la Mesa del Señor, porque Dios es un Dios celoso, tardo en la ira pero grande en misericordia.

          Entendemos entonces que toda idolatría debe estar separada de los hijos de Dios, o mejor dicho nosotros debemos huir de toda idolatría.        ¿ Porque ?

 

Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.     1Ti 4:1 

            Una de las maneras de que algunos Apostaran (se rebelaran contra Dios y contra su Palabra) es porque oirán a espíritus mentirosos y seguirán a doctrinas de demonios. Es decir, serán engañados porque no están siendo dirigidos por el Espíritu Santo de Dios, no usan el Discernimiento Espiritual, su adoración no será a Nuestro Señor sino que idolatraran tal vez a personas, instituciones, denominaciones humanas, doctrinas de hombres. Por lo tanto terminaran engañados y no siguiendo La Sana Doctrina dada en la Palabra Viva de Dios.

            Estos actos actos de rebelión y obstinación del hombre en algunos casos se mantendrán hasta el final de los tiempos de este mundo.

 

Y los otros hombres que no fueron muertos con estas plagas, ni aun así se arrepintieron de las obras de sus manos, ni dejaron de adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata, de bronce, de piedra y de madera, las cuales no pueden ver, ni oír, ni andar.                                Apo 9:20 

 

Quedaría solamente saber como alejarnos de esta idolatría que envuelve nuestras ciudades en todo ámbito, para esto debemos pedir Sabiduría de lo alto y estudiar con discernimiento las estrategias y soluciones que la Palabra de Dios nos ofrece. A estos pecados en los que puede incurrir el pueblo de Dios y ser Tentados a desobedecer; el mismo capitulo de 1Cor.10:12-13 nos da la estrategia Divina para que nos defendamos:

 

12Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 13No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.                            1Corintios 10:12-13

 

            No hay Tentación superior a las fuerzas que da Dios a todo creyente para que pueda soportar, y finalmente se convierta esta situación en una prueba de la fe superada. Es decir una victoria, ya que siempre El provee una salida, esto implica que las tentaciones y el pecado nos asedian pero siempre en Dios hay una alternativa para mantener nuestra consagración y santidad. Solo debemos mantenernos en la Paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento y escuchar su Palabra, sus recomendaciones y en definitiva su Divina Voluntad.

 

 

 

                                               Amen, así sea.

 




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=