.

¿Cual es tu LLamado?

 ¿Cual es tu LLamado?

  

Pues Polvo Eres, Y Al Polvo Volverás        Génesis 3:19

      El tiempo de vida del hombre es muy limitado en estos días, antiguamente un ser humano podía llegar a vivir centenas de años, pero mientras más avanzan los tiempos la vida útil sobre este mundo se hace mas limitada. Hay una crisis que se presenta en algunas personas llamada “la crisis Existencial”, que no es mas sino la confrontación del alma en saber cual es el propósito de nuestras vidas, por que nacimos y para que. Este anhelo ardiente y desesperante en algunos casos se debe llanamente porque tomamos conciencia de que nuestra permanencia en este planeta no es eterna, es decir tiende a disminuirse y apagarse. No es solo el final de nuestras vidas terrenales sino que además se le suma la condición de que nuestros cuerpos inevitablemente se envejecen y entendemos que nuestras fuerzas físicas, nuestro vigor no será el mismo en nuestro futuro cercano.

      Pero ahora como Hijos de Dios algunas cosas cambian; sabemos que conforme a su Propósito fuimos Llamados y también entendemos que fuimos llamados para Alabanza de la Gloria de su Gracia.
En este momento estamos en pleno conocimiento de que somos miembros del Cuerpo que cumplen una función específica y además que nos ayudamos mutuamente para que toda la Iglesia reciba el crecimiento que es según la cabeza, esto es Cristo y esto es en Amor. La vida del Hijo de Dios, del sacerdote, del pueblo escogido, debe ser restaurada físicamente, espiritualmente y mentalmente (alma).
Lo que mas se opone a todo esto es nuestro entendimiento, ya que no queremos cambiar nuestra forma de pensar, no queremos recibir nuevas revelaciones que choque con lo que ya entendemos, nos resistimos al quebrantamiento que la Espada del Espíritu quiere dar es este tiempo. Por eso Dios insiste en que crezcamos en el Conocimiento de El y que renovemos nuestro entendimiento, no hay otra manera posible solo la Palabra Viva es la que nos hará mejores siervos del Altísimo.

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.        Rom 12:2  

      Si se van dando cuenta, mientras mas conocimiento vamos teniendo de su voluntad; así mismo, van dándose a conocer a nuestro entendimiento las funciones y responsabilidades que tenemos como Predestinados a ser Hijos de Dios. Por eso es que debemos profundizar en QUIENES SOMOS EN CRISTO según la Predestinación de su voluntad. Tenemos un trabajo de renovación y santificación en nuestras vidas, luego un trabajo entre los miembros del cuerpo y también una labor a realizar dando testimonio al mundo como la verdadera iglesia de Jesucristo. Finalmente una labor a cumplir ante el mundo espiritual.
       
      Veamos ahora detalladamente estos trabajos de Restauración por áreas específicas en que deberían estar presentes y activos todos los Llamados a ser Hijos de Dios:

•    Restauración en Nosotros Mismos

      Fuimos renovados por el Espíritu Santo cuando se nos dio el don de Fe y el vino a morar en nosotros, además debemos renovar nuestro entendimiento por al lavamiento de la regeneración de la Palabra creciendo siempre en el conocimiento de aquel que nos llamo (Tito 3:5). Hasta que todos lleguemos a la estatura de la medida de la plenitud del hijo de Dios (Efesios 4:13).  Porque éramos ovejas descarriadas, pero ahora volvimos con el Pastor y Obispo de nuestras almas. (1 Pedro 2:25).

•    Restauración como miembros del Cuerpo


      Luego de caminar en la revelación de quien somos en Cristo el segundo pasó seria saber que posición o lugar ocupamos como miembros del Cuerpo, que función específica debemos desarrollar según el don o dones recibidos. Además debemos ayudarnos mutuamente para que todo el Cuerpo reciba su crecimiento. (Efesios 4:15).somos parte del Cuerpo de Cristo pero sobre todo miembros lo unos de los otros (Romanos 12:5). Debemos preocuparnos, padecer, gozarnos juntos. (1 Corintios 12:25-6.
 
•    Restauración ante el mundo terrenal:

      Dios Padre nos reconcilio consigo mismo mediante su Hijo Jesús (Romanos 5:11), ahora todos los creyentes deben trabajar en el Ministerio de la Reconciliación de todo hombre con El. Como si Dios rogase por medio nuestro, nosotros debemos decirle a todo hombre “reconcíliate con tu salvador”. La predicación del evangelio es nuestra obligación inquebrantable. (2 Corintios 5:18-20).

•    Restauración ante el mundo espiritual:

      Nuestra lucha espiritual es contra principados y potestades de las regiones celeste (Efesios 6:12). Además se nos ha encargado que demos a conocer la multiforme Sabiduría de Dios como iglesia también a los principados y potestades en los lugares celestiales (Efesios 3:10) como parte también del propósito eterno en Cristo. Porque la iglesia es la plenitud de aquel que lo llena todo en todo (Efesios 1:23). Y el es la plenitud de la deidad. (Colosenses 2:9)

      Su gracia es la que nos permite dar testimonio de que somos hijos de Dios; como individuos, como miembros, como iglesia ante el mundo terrenal y como iglesia ante los principados y potestades en lugares celestes. Cuando somos restaurados en cada una de estas áreas especificas Según el Propósito de su Voluntad, teniendo el conocimiento claro y lleno de estas verdades espirituales para las cuales fuimos predestinados, el Padre Celestial nos esta dando también la oportunidad para que no seamos sin fruto delante de El. Estas son las buenas obras que el preparo de antemano para que anduviésemos en ellas. Porque el pone el querer como el hacer en nosotros. Y cuando somos creyente consciente y responsables con estos mandamientos Divinos inevitablemente estamos operando en LA ALABANZA DE LA GLORIA DE SU GRACIA. Recuerden que un trabajo es el debemos hacer aquí en la tierra y otro mas glorioso y magnifico el que disfrutaremos cuando estemos con nuestro creador y salvador en su mismísima Presencia.

15 Y La Paz De Dios gobierne en vuestros corazones, A La Que Asimismo Fuisteis Llamados En Un Solo Cuerpo; y sed agradecidos.16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.17 Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.        Colosenses 3:15-17


       Dice la Palabra en el libro de Génesis que nosotros fuimos hecho a imagen y semejanza de el, esta Revelación es sumamente profunda y difícil de comprender. Pero si entendemos que Dios en su gran Misericordia nuevamente nos dio la manera de comprender el Propósito de su Voluntad en Cristo Jesús, tal vez se nos haga más fácil renovar nuestro entendimiento en este misterio.
       Si te colocaras frente de un espejo tendrías una imagen y una semejanza de ti mismo, aun así eso que puedes ver no eres tu, mucho menos tiene vida solo es un reflejo de tu persona física. Ahora en estos días de Gracia ese imagen en ese espejo quiere Dios que sea Jesucristo, es decir cuando te mires en el espejo no te veras tu sino quiere el que sea la imagen de tu Redentor. La diferencia en este caso es que esa imagen si tiene Vida. Cuando logres ver tu imagen pero esta sea la imagen y semejanza de Jesús comprenderás en parte lo que Dios hizo en el momento de crear al hombre.

5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,  Filipenses 2:5-9



    ¿Cual es una de las imágenes y semejanzas de nosotros con Cristo?

     
      Dice en el pasaje anterior que tomando Jesús forma de hombre, se despojo a si mismo, se hizo semejante a uno de nosotros. Pero estando en esta condición se humillo a si mismo haciéndose obediente a su Padre hasta la muerte. Por lo cual, fue exaltado hasta lo máximo.

      Ahora si tu quieres ser a la imagen y semejanza de El tienes que en tu condición de hombre o mujer humillarte delante de Dios, ¿Cómo?. Tienes que estimar todas las cosas que te estorban como creyente y tomarlas como basura, como perdida con tal de llegar a la excelencia del Conocimiento de Cristo, para ganar a Cristo (Filpenses 3.8)
    
      Jesucristo venció al mundo simplemente porque el fue Obediente. Ahora nosotros también debemos ser Obedientes hasta la muerte. No es complicado como ha veces pensamos solo se trata de un problema de obediencia, solamente que el hombre no quiere abandonar lo que le estorba en su vida como Hijo de Dios, pero al verse en el espejo quiere ver a Cristo. Pero sabemos y entendemos que esto no funciona de esta manera.
    Jesús quiere que lo reflejemos a El en todas las cosas, porque el siendo hombre reflejo a su Padre Celestial, “siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia” (Heb 1:3).

    Quieres ser tú a la semejanza de Cristo, este es el camino:

•    Justificados ya por la Fe en El, debemos conocerle mediante la comunión con su        Espíritu Santo y su Palabra.
•    Debemos también conocer el Poder de su Resurrección “sabemos que hemos pasado de      muerte a vida cuando amamos a los hermanos, el que no ama a su hermano permanece      en muerte” 1 Juan 3:14
•    Debemos padecer como hombres al igual que el padeció, así llegaremos a ser            Semejantes a El en su muerte. Para esto debemos estudiar su vida.


 

 

 


=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=