.

Cuando, Donde y Como Nacio la Nacion de Israel

Cuando, Donde y Como Nacio la Nacion de Israel

Hno. William A. Bermudez. Ago 2010

 

Sería interesante estudiar un poco el significado de ser extranjero según la biblia, lo cual nos ayudara a comprender el nacimiento de Israel como Nación. Ya que Dios tomo del mundo existente en el tiempo de los patriarcas a un hombre llamado Abram originario del territorio conocido como Mesopotamia y posteriormente como Babilonia; actualmente ese mismo territorio lo ocupan países como Turquía Irak, Irán, Afganistán, etc. Y lo trajo a la tierra de Canaán siendo de  Ur de los Caldeos, dejando su tierra y parentela para venir a vivir como Extranjero. Allí creció y se multiplico y fue prosperado por Dios.

 

¿Quien es un extranjero según la Palabra?

 

Génesis 12:1-3

1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición.

 

Su hijo Isaac nació y murió en Canaán. Donde Dios le pidió a su padre que lo sacrificara en el monte Moriah, luego Dios se proveyó de un carnero y no fue tomada la vida del niño. Por esto Isaac es Tipo de Cristo. Allí creció y se multiplico como extranjero

Jacob nació en Canaán, se fue a Pad Aram (Mesopotamia-Babilonia-) y allí se multiplico como extranjero. Luego Dios le dijo vuélvete a tu tierra y parentela. Once (11) hijos de Jacob nacieron en Padam-Aram (Mesopotamia-Babilonia-) y Benjamín nació en Canaán

José tuvo dos hijos en Egipto, Efraín y Manases. Allí prospero y se multiplico como extranjero. . José y Levi fueron sustituidos por Efraín y Manases siendo de nuevo doce (12) las tribus de Israel, Ya que Jacob los tomo como hijos de él.  A levi se le dio el sacerdocio y no tenia herencia en la tierra prometida, su herencia era Jehová

           

            Ahora veamos que Abraham, Isaac y Jacob eran extranjeros en la tierra. Eran extranjeros porque no tenían nación eran una familia apartada por Dios. Mucho menos poseían una tierra propia o un territorio, se les había prometido una tierra pero aun no la habían conquistado.

            A Abraham se le dijo que a su descendencia se le daría la tierra. Así sucesivamente se le prometió a Isaac y luego a Jacob. Claramente expresa Dios la Promesa de dar la tierra de Canaán a estos tres hombres, pero después de ellos. Es decir a la descendencia después de ellos.

 

Génesis 35:12

12 La tierra que he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti, y a tu descendencia después de ti daré la tierra.

 

           

¿Qué es primero la nación para obtener la tierra, o la tierra para ser una nación?

           

Nación: conjunto de habitantes de un país regido por el mismo gobierno.// su territorio

           

            En el caso de Venezuela; el pueblo, su gente lucho por la tierra para no ser mas una colonia española y posteriormente se constituyo como república. Fíjense que ya existía una población originaria en este territorio, pero fueron conquistados por España. Éramos un pueblo dividido en muchas tribus, luego hubo mestizaje, se le agrego un fin común de libertad y hubo necesidad de desalojar de la tierra al extranjero español. Finalmente fue constituida la República de Venezuela.

           

            En el mismo momento hubo dos naciones luchando por el mismo territorio. Una en medio de la otra. ¿De quién era la tierra?

 

            Pero según la Palabra primero se constituye su nación: su pueblo, su gente, para luego luchar por la tierra prometida por Dios y llegar a ser un país, un reino, etc. Ellos no eran originarios de Canaán; si vivieron allí y supieron que esa era su heredad de parte de Dios. Pero fue necesario que todo el pueblo de Dios viviese como Extranjeros cuatrocientos treinta años en otra nación como fue Egipto, para luego salir de ahí y conquistar, poseer y establecerse en el territorio de Canaán, como la Nación de Israel. Tenían que despojar y destruir a siete naciones que ocupaban el territorio dado por Jehová:

 

Deuteronomio 7:1

1 Cuando Jehová tu Dios te haya introducido en la tierra en la cual entrarás para tomarla, y haya echado de delante de ti a muchas naciones, al heteo, al gergeseo, al amorreo, al cananeo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo, siete naciones mayores y más poderosas que tú,

 

            Haría de ellos (Abraham, Isaac y Jacob) una nación grande. Cada uno de ellos creció y se multiplico siendo obedientes a Dios y a su promesa. ¿Pero físicamente eran ya una Nación?, ¿Ya había nacido la Nación de Israel?

           

            Hay un evento que se repite sucesivamente en momentos importantes de la Historia del pueblo de Dios, se le conoce como:” hambre en la tierra”. En este momento no vamos a profundizar en el, pero si vamos a comprobar que cuando este evento acontecía implicaba necesariamente la movilización del pueblo de Jehová

 

Génesis 12:10              Primera Hambruna. Se movilizo Abram

10 Hubo entonces hambre en la tierra, y descendió Abram a Egipto para morar allá; porque era grande el hambre en la tierra.

 

Génesis 26:1-4             Segunda Hambruna. Se movilizo Isaac

1 Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar.2 Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré.3 Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre.

 

Génesis 42:3-5             Tercera Hambruna. Se movilizo Jacob

3 Y descendieron los diez hermanos de José a comprar trigo en Egipto.4 Mas Jacob no envió a Benjamín, hermano de José, con sus hermanos; porque dijo: No sea que le acontezca algún desastre.5 Vinieron los hijos de Israel a comprar entre los que venían; porque había hambre en la tierra de Canaán.

 

            Abraham fue a Egipto por el hambre y volvió de allá muy rico, el mismo Faraón pidió que se fuera de su tierra; Isaac fue al reino de Abimelec, rey de los filisteos a causa el hambre y también se hizo muy rico y poderoso, por lo cual Abimelec le pidió que se apartara de ellos.

            Ahora en el caso de Israel que también termino bajando a Egipto con toda su familia, le ocurrieron cosas diferentes. Primeramente Dios le dijo:

 

Génesis 46:1-3

1 Salió Israel con todo lo que tenía, y vino a Beerseba, y ofreció sacrificios al Dios de su padre Isaac.2 Y habló Dios a Israel en visiones de noche, y dijo: Jacob, Jacob. Y él respondió: Heme aquí.3 Y dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación.

 

“no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación”

 

            Jehová el Dios de Israel le dice expresamente que no tuviera miedo de bajar a Egipto y además le profetiza que allí en esa tierra donde ellos vivirían como Extranjeros. De allí mismo, de entre el medio de la nación de Egipto; El los haría  a ellos (los setenta que bajaron con Jacob) Una Gran Nación.

           

Génesis 46:26-27

26 Todas las personas que vinieron con Jacob a Egipto, procedentes de sus lomos, sin las mujeres de los hijos de Jacob, todas las personas fueron sesenta y seis.27 Y los hijos de José, que le nacieron en Egipto, dos personas. Todas las personas de la casa de Jacob, que entraron en Egipto, fueron setenta

           

            Noten que se está refiriendo a que serian un gran grupo de gentes y no de territorio. El territorio ya se les había dado según la Promesa, no lo tenían físicamente pe ya era de ellos, desde el primer momento en el cual Jehová se lo prometió a Abraham.

 

Romanos 4:17

17……. (Dios) llama las cosas que no son, como si fuesen.

 

            Murieron Jacob y sus hijos, y el faraón que conocía a José. Las cosas cambiaron para el pueblo de Israel, luego de tener una posición privilegiada en la nación de Egipto terminaron siendo esclavos de faraón. Aun así crecieron y se multiplicaron como Extranjeros:

 

Éxodo 1:8-9

8 Entretanto, se levantó sobre Egipto un nuevo rey que no conocía a José; y dijo a su pueblo:9 He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros.

 

            Dios establece a Moisés como gobernante y libertador de su pueblo. Pero primero tuvo que huir de Egipto por haber matado a un egipcio y vivir como extranjero en la tierra de Median por cuarenta años, allí creció y se multiplico. A los ochenta años volvió a Egipto como le había ordenado Jehová:

 

Éxodo 7:4

4 Y Faraón no os oirá; mas yo pondré mi mano sobre Egipto, y sacaré a mis ejércitos, mi pueblo, los hijos de Israel, de la tierra de Egipto, con grandes juicios.

 

Éxodo 12:40-41

40 El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto fue cuatrocientos treinta años.41 Y pasados los cuatrocientos treinta años, en el mismo día todas las huestes de Jehová salieron de la tierra de Egipto.

 

¿Quién es entonces un extranjero según La Palabra?

 

            Estamos claros entonces en que Israel era extranjero en Egipto en los tiempos de Moisés. Luego también desde aproximadamente 132 a 135 d.c. dejaron de ser una nación y fueron esparcidos definitivamente en todo el mundo. Ciertamente eran una nación: pueblo, gentes; pero su territorio había desaparecido, ya no era de ellos Lo cual también les había sido prometido por Jehová en el caso de ser desobedientes a Él y a su Palabra.

            Por Segunda vez Dios les permitió conquistar, ocupar y constituirse como nación (año 1948) y aun hoy, sesenta y dos años después falta parte de su pueblo que retorne a su tierra.

           

            Tenemos entonces una Verdad Espiritual en frente de nosotros, el pueblo cristiano que Dios está llamando y conformando hasta estos días también son Extranjeros en esta tierra. El está formando un pueblo, una nación para que pueda heredar la nueva tierra prometida, en este caso nos estamos refiriendo a los cielos nuevos y tierra nueva:

 

Apocalipsis 21:1

1 Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron………

 

¡El pueblo santo de Dios es también un extranjero en esta tierra, en este mundo!

 

Hebreos 11:13-16

13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.14 Porque los que esto dicen, claramente dan a entender que buscan una patria;15 pues si hubiesen estado pensando en aquella de donde salieron, ciertamente tenían tiempo de volver.16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

 

            Los llamados “héroes de la Fe” al igual que nosotros anhelamos una Patria Celestial de la cual somos conciudadanos. Es decir ya somos parte del pueblo de Dios pero vivimos como extranjeros en esta tierra esperando ser arrebatados para finalmente al final de los tiempos tomemos posesión de nuestras habitaciones en la Ciudad Santa que descenderá de los cielos

 

Apocalipsis 21:2

2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

 

            Por la promesa de su Palabra tenemos una Tierra Nueva, una Ciudad Santa y una Ciudadanía Espiritual, que nos hace parte de la Nación Santa de Jehová Dios de los ejércitos:

 

Efesios 2:12-13

12 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo.

 

Efesios 2:19

19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,

 

Efesios 3:5-6

5 misterio que en otras generaciones no se dio a conocer a los hijos de los hombres, como ahora es revelado a sus santos apóstoles y profetas por el Espíritu:6 que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, y copartícipes de la promesa en Cristo Jesús por medio del evangelio,

 

El ser extranjero es una condición de la cual Dios advierte que tengamos mucho cuidado

 

Levítico 19:33

33Cuando el extranjero morare con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. 34Como a un natural de vosotros tendréis al extranjero que more entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto. Yo Jehová vuestro Dios.

 

Salmos 146:9

9            Jehová guarda a los extranjeros; Al huérfano y a la viuda sostiene, Y el camino de los impíos trastorna.

 

            Dios pudo haber tomado una nación cualquiera que ya se hubiera establecido, y darles la Promesa. Pero él prefirió “hacer cosa nueva”, tomando un hombre de la tierra de los caldeos, hacerlo extranjero en tierra ajena y de el crear una Nación Santa para El. ¿Por qué lo hizo de esta manera?:

 

1 Corintios 1:26-29

26 Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles;27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

 

 

 

            Reconsiderando tenemos entonces:

·         Abraham, Isaac y Jacob fueron extranjeros en la tierra

·         La Nación de Israel fue extranjera en Egipto y también después de la desaparición de ella desde aproximadamente 132 a 135 d.c, hasta 1948

·         El pueblo santo de Dios es también extranjero en esta tierra, este mundo hasta la venida gloriosa de nuestro Señor Jesucristo

·         Aun en la genealogía de Jesús hallamos tres mujeres extranjeras: Tamar (cananea), Rut (moabita), y Rahab la ramera (cananea)

·         Pudiésemos decir también que Adán originario del Edén fue extranjero en la Tierra y Jesús originario de los cielos fue también extranjero en este mundo

·         De Egipto dios saco a Israel, “de Egipto llame a mi hijo” refiriéndose a Jesús, del mundo Dios sigue llamando a sus hijos.

 

            Si están de acuerdo conmigo hasta este punto, cabe entonces hacerse una interrogante:

 

¿Puede Dios sacar una nación de en medio de otra nación?

 

          Voy a invitarles que lean completamente las siguientes citas, que por ser muy extensas no las coloco completamente, pero si las partes que son determinantes para lo que venimos hablando:        Deuteronomio 4:14-40 y 26:1-8

 

          Dios hablo expresamente a Jacob en el tiempo de la hambruna, diciéndole que allí haría de Israel una Gran Nación:

 

Génesis 46:3

3 Y dijo: Yo soy Dios, el Dios de tu padre; no temas de descender a Egipto, porque allí yo haré de ti una gran nación.

 

            También le dio ordenanzas explicitas de que al entrar y tomar posesión de la tierra de Canaán ofreciere las primicias de los frutos que obtuviere de ella, e hicieren lo siguiente:

 

Deuteronomio 26:3-4

3 Y te presentarás al sacerdote que hubiere en aquellos días, y le dirás: Declaro hoy a Jehová tu Dios, que he entrado en la tierra que juró Jehová a nuestros padres que nos daría.

4 Y el sacerdote tomará la canasta de tu mano, y la pondrá delante del altar de Jehová tu Dios.

 

Deuteronomio 26:5-8

5 Entonces hablarás y dirás delante de Jehová tu Dios: Un arameo a punto de perecer fue mi padre, el cual descendió a Egipto y habitó allí con pocos hombres, y allí creció y llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa;6 y los egipcios nos maltrataron y nos afligieron, y pusieron sobre nosotros dura servidumbre.7 Y clamamos a Jehová el Dios de nuestros padres; y Jehová oyó nuestra voz, y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión;8 y Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros;

 

          No solamente Jehová le dijo a Jacob que haría en Egipto de él una Gran Nación, sino que además debían declararlo individualmente y cada uno delante del sacerdote y ante Dios como testimonio del cumplimiento de la Promesa hecha inicialmente a Abraham.

         

          Y nuevamente Dios para ratificar lo sucedido dice en Deuteronomio 4.32-39:

 

32 Porque pregunta ahora si en los tiempos pasados que han sido antes de ti, desde el día que creó Dios al hombre sobre la tierra, si desde un extremo del cielo al otro se ha hecho cosa semejante a esta gran cosa, o se haya oído otra como ella.

33 ¿Ha oído pueblo alguno la voz de Dios, hablando de en medio del fuego, como tú la has oído, sin perecer?

34 ¿O ha intentado Dios venir a tomar para sí una nación de en medio de otra nación, con pruebas, con señales, con milagros y con guerra, y mano poderosa y brazo extendido, y hechos aterradores como todo lo que hizo con vosotros Jehová vuestro Dios en Egipto ante tus ojos?

35 A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios, y no hay otro fuera de él.

36 Desde los cielos te hizo oír su voz, para enseñarte; y sobre la tierra te mostró su gran fuego, y has oído sus palabras de en medio del fuego.

37 Y por cuanto él amó a tus padres, escogió a su descendencia después de ellos, y te sacó de Egipto con su presencia y con su gran poder,

38 para echar de delante de tu presencia naciones grandes y más fuertes que tú, y para introducirte y darte su tierra por heredad, como hoy.

39 Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro

 

 

 

¡Si, Dios puede  sacar una nación de en medio de otra nación!

 

                                                                                                                                 Amén.




=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=